5 cosas que estás haciendo para que tu gato te odie en secreto

Tu gato es una criatura meticulosa. La mayoría de las veces son tiernos, soñolientos y juguetones. Pero otras veces, están de cacería y hacen bastante obvio que no quieren ser molestados.

Aunque podemos pensar que es lindo jugar con nuestros gatos y recogerlos cada vez que tenemos la oportunidad, hay algunas cosas que nos encantan hacer con ellos (¡y para ellos!) que simplemente no disfrutan.

Te presentamos cinco cosas que podrías estar haciendo que tu gato odia en secreto.

1- Tu gato odia en secreto ser retenido como un bebé.

A algunos gatos les gusta acostarse en tu regazo, o ser recogidos y abrazados cuando llegas a casa del trabajo, pero una cosa que los gatos odian es que se los sostenga como a un bebé.

Ser recogido hace que los gatos se sientan inseguros y con ganas de volver al suelo, de acuerdo con Healthy Pets.

Cuando son retenidos como bebés, empeora las cosas aún más que cuando se los sostiene con un buen apoyo. Si bien puede ser lindo, en realidad no es su cosa favorita.

Si no estás dispuesto a renunciar a esto, al menos solo manténlo en alto durante unos segundos, en lugar de un período de tiempo más prolongado que probablemente los hará sentir más estresados.

2- Tu gato odia que le tomen fotos constantemente.

Tal vez te gusta tomar fotos de tu gato, pero de lo que quizás no te dés cuenta es que el flash de tu cámara puede ser muy molesto para ellos.

Además, es particularmente cruel atraerlos con un juguete o regalo, para obtener la foto que deseas y luego dejarlos.

Reader’s Digest sugiere que “un poco de tiempo de juego es lo mínimo que podemos hacer” a cambio de su participación en la foto.

3- Tu gato odia en secreto el contacto visual.

Los gatos se comunican con sus ojos. Para ellos, el contacto visual es un medio para establecer el dominio; Si primero desvías tus ojos, tu gato creerá que tienen el poder, pero si mantienes el contacto visual durante mucho tiempo, se lo ve como un comportamiento agresivo y pueden prepararse para atacarte o “cazarte”, según Feline Forever.

Si pestañean o parpadean, es una buena señal, una señal de afecto, que indica que no se sienten amenazados.

4- Tu gato odia en secreto cuando maullas con ellos.

Los gatos maúllan solo para comunicarse con los humanos, no entre ellos, pero no esperan que lo hagamos de nuevo.

Según National Geographic, los gatos “vocalizan para llamar nuestra atención”. Ya sea que necesiten comida, agua, arena fresca, juegos o incluso abrazos, hay una variedad de maullidos que usarán solo para llamarnos.

Según el Dr. Gary Weitzman, presidente y director ejecutivo de San Diego Humane Society y SPCA, cuando maullan de un lado a otro con nuestros gatos, “en realidad es solo una experiencia de unión”.

Continúa diciendo que, aunque suele ser una interacción positiva, ellos no conocen los detalles de lo que podemos estar pidiéndoles, o lo que estamos tratando de transmitirles.

5- Tu gato no tan secretamente odia cuando los disfrazas.

Si los retorcimientos y la lucha mientras tratas de ponerles ropa no los delata, te aseguramos esto: a la mayoría de los gatos no les gusta jugar a disfrazarse.

Según Wide Open Pets, a los gatos no les gusta tener algo contra su pelaje, sobre todo porque no lo necesitan, pero también porque es incómodo y restrictivo.

Si a tu gato no le importa ponerse suéteres y sombreros, o simplemente debes vestirlos por alguna razón, asegurate de que todavía puedan moverse cómodamente y usar el baño.

Pero para estar seguros, evita disfrazar a tu gato y déjalo libre en la naturaleza.

¿Qué opinas?