¿Cómo contuvo Singapur al Coronavirus?

A medida que el nuevo coronavirus comienza a ganar velocidad en Europa, Medio Oriente y los EE.UU., aparentemente hay un lugar en el que está contenido: Singapur.

Sin informes de muertes relacionadas con el virus a pesar de 96 casos, y una tasa de infección más lenta que las recuperaciones, la ciudad-estado asiática está emergiendo como una prueba de fuego para determinar si el patógeno mortal puede, si no está contenido, neutralizarse.

La respuesta es tal vez una combinación única de factores que aporta Singapur:

– Un sistema de salud de primer nivel
– Medidas draconianas de rastreo y contención
– Una pequeña población que acepta en gran medida las órdenes expansivas del gobierno.

Pocos países que luchan contra un brote que ahora ha infectado a más de 83.000 en todo el mundo y matado a más de 2,800, pueden replicar estas circunstancias.

El recuento de casos de Singapur todavía está avanzando, pero ya no es la nación más afectada fuera de China después de que Corea del Sur experimentó un aumento de más de 30 veces en una semana. Italia, con cada vez más casos confirmados, se ha convertido en el epicentro en Europa, mientras que Irán ha informado de un salto alarmante en el número de personas infectadas y muertas.

“Parece haber una mayor disposición a colocar las necesidades de la comunidad y la sociedad sobre la libertad individual y eso ayuda en una crisis de salud pública”, dijo Kent Sepkowitz, especialista en control de enfermedades infecciosas en el Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering en Nueva York.

No dudar

Singapur fue agresivo en su lucha contra el coronavirus y lo sigue siendo. Fue uno de los primeros países en imponer restricciones a cualquier persona con historial reciente de viajes a China y partes de Corea del Sur. Tiene un estricto régimen de cuarentena hospitalaria y domiciliaria para pacientes potencialmente infectados y está rastreando ampliamente a cualquiera con quien hayan estado en contacto.

Está cobrando a una pareja que dio información falsa sobre su historial de viajes y quitó el estado de residencia de una persona que violó su cuarentena, entre otras acciones punitivas.

Singapur “no dudará en tomar medidas enérgicas” contra los que rompen las reglas, dijo el ministro de derecho K. Shanmugam en un comunicado el jueves. “La ruptura deliberada de las reglas, en la situación actual, exige una respuesta rápida y decisiva”.

El país comenzó una solución de software basada en texto en la web el 10 de febrero a través de la cual las personas puestas en cuarentena doméstica podrían informar su ubicación al gobierno, según un comunicado emitido el jueves por la Oficina del Primer Ministro.

“Esto sirvió como el primer nivel de verificación de cumplimiento para cerca de 12,000 empleados extranjeros”, dijo la oficina en un comunicado.

La postura consistentemente contundente contrasta con otras naciones asiáticas, que a pesar de estar más cerca geográficamente de China, han sido más lentas en actuar. Japón y Corea del Sur enfrentan críticas por medidas de contención tardías que han llevado a un aumento de los casos de virus.

A medida que la epidemia que surgió de China amenaza con convertirse en una pandemia global que podría eliminar $ 1 billón del producto interno bruto mundial, Singapur utilizó sus primeras infecciones para establecer un sistema avanzado de localización de contactos.

Ahora está utilizando una nueva prueba serológica desarrollada por la Facultad de Medicina de Duke-NUS que puede establecer vínculos entre los casos infectados, lo que permitirá a las autoridades trazar la cadena de transmisión y, por lo tanto, tratar de romperla.

Históricamente, “una vigilancia epidemiológica muy fuerte y una capacidad de rastreo de contactos” en Singapur condujeron a una alta tasa de detección inicialmente, según un estudio revisado por pares publicado por investigadores de la Universidad de Harvard.

La experiencia del país con el brote de SARS de 2003 en el que murieron 33 personas en Singapur y la gripe porcina de 2010 conocida como H1N1, donde se estima que más de 400,000 personas estaban infectadas, significaba que ya se habían tomado precauciones. Estos incluyen instalaciones de cuarentena preparadas por el gobierno y un centro nacional de última generación de 330 camas para el manejo de enfermedades infecciosas que abrió el año pasado.

No bajar la guardia

Sin duda, pocos otros países pueden recrear las circunstancias de Singapur. Es una nación pequeña y con atención médica de calidad. Ha sido gobernado por un partido político por sus casi 55 años de independencia, y los medios de comunicación locales llevan los mensajes del gobierno sin cuestionarlos, desde lavarse las manos hasta quedarse en casa si alguien no se siente bien.

En un discurso registrado a principios de este mes, el primer ministro Lee Hsien Loong aseguró a los habitantes de Singapur que la ciudad tenía suficientes suministros y que el virus no parecía tan mortal como el SARS, lo que significa que la mayoría de las personas probablemente experimentarían una enfermedad leve, incluso si la contraen. La población ha estado notablemente más tranquila desde entonces.

Las infecciones recientes en Singapur aún pueden aparecer debido al largo período de incubación del virus y la falta de síntomas en algunos portadores. El principal científico de salud del país, que dirigió la respuesta de salud pública durante el SARS, advirtió que pueden surgir más casos en cualquier momento dado el rápido aumento en el número global.

Singapur como centro de negocios

Las autoridades han evaluado a más de 1.300 personas, mientras que el Ministerio de Salud ha impuesto cuarentenas de dos semanas a 2.887 contactos cercanos de pacientes infectados. Singapur también es un centro comercial regional con un gran flujo de visitantes extranjeros.

Después de que una reunión de negocios local estuviera vinculada a un grupo que se extendió a países de Asia y Europa, las autoridades dijeron a principios de este mes que estaban investigando a los residentes que asistieron a la reunión para prepararse para la posibilidad de nuevos casos confirmados. Tres personas infectadas se han recuperado y no han surgido nuevos casos relacionados con esta reunión.

Pero lo que Singapur le muestra al mundo es que cuando todas las estrellas están alineadas, el virus puede no ser tan incontrolable como se temía.


Traducción del artículo “Singapore contained Coronavirus. Could other countries learn from its approach?” publicado por Philip J. Heijmans en el sitio del Foro Económico Mundial.

¿Qué opinas?