jueves, julio 9Información que vale la pena compartir.

Las máscaras usadas por el COVID-19 ahora ensucian los océanos

En mayo, la organización francesa sin fines de lucro Opération Mer Propre informó haber recolectado varias máscaras faciales en las aguas del mar Mediterráneo.

Según el informe de la organización, en los últimos 3 meses ha habido un aumento en los «desechos de COVID», incluidas máscaras, guantes de látex y botellas plásticas de desinfectante para manos. Desafortunadamente, esto solo agrava un problema de desperdicio que ha existido por muchos años.

Según el Programa Ambiental de las Naciones Unidas (PNUMA), más de 13 millones de toneladas métricas de desechos plásticos ingresan a los océanos cada año.

El PNUMA predice que la cantidad de desechos vertidos en los océanos aumentará hasta 10 veces la cantidad actual en los próximos 15 años.

Sin embargo, el informe de la ONU no preveía una situación en la que las personas de todo el mundo tuvieran que usar máscaras faciales a diario.

La pandemia ahora complica todos los esfuerzos dirigidos a un medio ambiente más seguro y sostenible.

Según Joffrey Peltier de Opération Mer Propre, se encontraron docenas de máscaras faciales, guantes y botellas de desinfectante para manos en el fondo del mar entre otros desechos plásticos.

Operación Mer Propre es una de las muchas organizaciones preocupadas por el destino del medio ambiente después de la pandemia de coronavirus.

«Pronto habrá más máscaras que medusas en las aguas del Mediterráneo», dijo Laurent Lombard de Opération Mer Propre.

Ahora, Opération Mer Propre y otras organizaciones están pidiendo un enfoque más cauteloso para el uso de máscaras faciales y otras herramientas médicas.

Los activistas ambientales defienden el uso de mascarillas reutilizables y más lavado de manos en lugar de usar guantes de látex. Los océanos ya están abrumados con desechos plásticos de nuestros estilos de vida normales.

Si seguimos bombeando desechos médicos al medio ambiente, corremos el riesgo de llevar a la extinción a miles de especies oceánicas.

En palabras de Peltier, «con todas las alternativas, el plástico no es la solución para protegernos de COVID».

Via The Guardian

Compartir