Los lémures son ahora la especie de primate más amenazada del planeta

Aproximadamente el 94% de las 111 especies y subespecies de lémur están en peligro de extinción en su país natal, Madagascar, el único lugar donde existen fuera del cautiverio. De los restantes grupos de lémures, solo seis no corren un alto riesgo de extinción, según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Este retroceso fue revelado por el Primate Specialist Group, una organización de conservación que ha estado analizando las amenazas actuales a la supervivencia de las poblaciones de lémures y sus hábitats.

El presidente del Grupo de Especialistas en Primates y Jefe de Conservación de la Conservación Mundial de la Vida Silvestre Russ Mittermeier indicó que el alto riesgo de extinción de los lémures únicos de Madagascar se agravaría, generando “graves amenazas para la biodiversidad de Madagascar en su conjunto”.

La pérdida de hábitat es la mayor amenaza que los lémures ahora enfrentan en la naturaleza. Los desarrollos en la tala ilegal y la agricultura de tala y quema, así como las actividades mineras y la producción de carbón, en última instancia, están determinando el destino de estos animales en peligro de extinción.

Más amenazas para los lémures

Los lémures también enfrentan amenazas por parte de los aficionados al comercio de mascotas o cazadores que desean convertirlos en alimento. Alguna vez una exquisitez, la presencia del lémur en los menús se ha vuelto cada vez más común en Madagascar, según el profesor Christoph Schweitzer de la Sociedad Zoológica de Bristol. En una entrevista con BBC News, Schwitzer comentó:

“Cada vez más, estamos viendo niveles insostenibles de caza furtiva de lemures. Vemos caza comercial también, probablemente para restaurantes locales. Y este es un fenómeno nuevo para Madagascar: no lo vimos a esta escala hace 15 años”.

Aunque muchos inclinarían la cabeza ante el desafortunado destino de los lémures, Schwitzer es un optimista. “La gente necesita gritar sobre estos problemas y transmitir el mensaje“, comentó. “Cuando publicamos el plan de acción del lémur y los medios lo recogieron, de repente tuvimos personas que llamaron ofrecer ayuda: para donar dinero u otros recursos. Eso realmente puede hacer la diferencia”, comentó.

El “plan de acción del lémur” ya ha tenido un efecto, protegiendo los hábitats que contienen el mayor número de especies de lémures y ayudando a Madagascar a impulsar su ecoturismo con la esperanza de enfrentar la pobreza.

Al ayudar económicamente a la población local, los grupos involucrados en el plan están disuadiendo la caza y otras actividades destructivas para los bosques tropicales que brindan a los lémures su hábitat natural.

¿Qué opinas?